Fitoterapia: El cuidado de nuestra salud a través del uso de plantas medicinales

La fitoterapia es el uso de las plantas con finalidades terapéuticas, sea bien para aliviar, para prevenir o para curar enfermedades.

El uso de plantas es tan antiguo como la misma humanidad. Los primeros documentos escritos sobre el uso de plantas medicinales se remontan a la época de los sumerios, siendo el primer texto escrito una tablilla de arcilla que tiene unos 4000 años de antigüedad. Los egipcios también utilizaron las plantas  medicinales de manera sistemática.  Asimismo, en China el uso de las plantas medicinales es ancestral, remontándose, los primeros documentos manuscritos, al siglo III antes de nuestra era. En la India se menciona la utilización de las plantas en el Ring Veda.

Actualmente, tanto en pueblos de cultura tribal, como en países de tradición oriental se siguen utilizando mucho las hierbas medicinales.  Hay que tener en cuenta que, pese al cambio producido en el siglo XIX en favor del uso de fármacos de síntesis, la medicina tradicional basada en la utilización de plantas es utilizada por el 80% de la población del mundo.

En occidente se aprecia un resurgimiento de la utilización de las plantas, en la medicina alernativa, con fines curativos además se observa un reconocimiento cada vez mayor de la importancia de las antiguas tradiciones herbarias.

Hoy en día nadie discutirá sobre la eficacia de las plantas como un remedio eficaz  a una multitud de dolencias; las plantas presentan una serie de compuestos químicos con acción farmacológica (principios bioactivos) que la propia industria farmacéutica utiliza como base en mucha de sus fórmulas comerciales. La industria farmacéutica suele utilizar solo el principio activo de la planta cuya composición química, siempre que es posible, se duplica  sintetizándola de manera artificial en un laboratorio.

Pero, hay que tener en cuenta que la planta tienen muchos componentes que actúan de manera sinérgica, eso hace que consumida entera tenga unos mayores beneficios para el ser humano. Todos los componentes de la planta aprovechables medicinalmente son importantes, combinados entre ellos producirán un mayor efecto que si están aislados. Por tanto, es importante el uso entero de la parte de la planta medicinal (sea hojas, tallos, raíces…) y no solo el principio activo separado de ellas. Además al utilizar la planta estamos incorporando en nuestro organismo todos los ingredientes vitales de esta y estamos atenuando sus efectos secundarios.

Un ejemplo que ilustra lo que se quiere explicar sería la hierba reina de los prados (Ulmaria-Filipendula ulmaria Maxim), cuyo principio activo es igual que el de la aspirina (el ácido acetil salicílico). Mientras que el consumo de aspirina tiene efectos secundarios (perjudica el estómago, puede causar hemorragias) la ulmaria  posee los mismos efectos positivos que la aspirina, es decir efectos analgésicos y antipiréticos, pero además contiene taninos gálicos y mucílagos  que son componentes que neutralizan los posibles efectos no deseables del ácido acetilsalicílico.

Share
Esta entrada fue publicada en Fitoterapia y plantas medicinales. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *