Implantamos la Economía del Bien Común

Seguro que sabes de empresas que se sacan la ISO 9001 (Gestión de la Calidad). Es probable que también conozcas empresas que se auditan en la ISO 14001 (Gestión Medioambiental).

Economía del Bien Común

Pero es poco probable que conozcas empresas que implantan la Economía del Bien Común (EBC), porque existe como tal desde hace poco, y quizás porque cuesta más de cumplir, ya que mira si de verdad haces las cosas bien pensando en los demás, para cada uno de los siguientes valores y grupos de interés:

Valores (4): dignidad humana, solidaridad y justicia, sostenibilidad medioambiental, transparencia y participación democrática.

Grupos de interés (5): proveedores, propietarios y proveedores financieros, empleados, clientes, entorno social.

Actualmente 10 organizaciones del distrito Horta-Guinardó participan en un programa piloto en el que realizan un Informe del Bien Común, a partir de una matriz de evaluación de 20 temas.

Una organización EBC:

  • compra productos y servicios que se han producido bajo condiciones dignas
  • promueve la solidaridad en toda la cadena de suministro
  • selecciona en la compra las opciones más sostenibles
  • dirige su gestión financiera de acuerdo a principios éticos
  • antepone el desarrollo de la organización frente al reparto de dividendos
  • decide sus inversiones considerando la reducción de la huella ecológica
  • facilita la personalización de los contratos de trabajo
  • promociona la conciencia y responsabilidad medioambiental de sus empleados
  • prescinde de publicidad engañosa
  • etc.

Seguro que sonríes maliciosamente al pensar cómo se abordan estos puntos en alguna empresa donde trabajas o has trabajado. No es para menos, la vida empresarial no se entretiene en esas memeces. ¿O quizá no sean tan memeces y sí sean importantes para ti?

A título de ejemplo, quisiéramos destacar algunos de los puntos de cumplimiento en nuestra organización:

  • El 57% de los productos que ofrecemos proceden de Comercio Justo, cooperativas, o directamente de pequeños productores.
  • Pagos al contado al 90% de nuestros proveedores, no a 90, 120 o 180 días como algunas empresas exigen.
  • 100% de los productos reducen el impacto ambiental: agricultura ecológica, sin pesticidas ni químicos, no invernadero, no transgénicos, a menudo Km 0.
  • Servicios de banca contratados con banca ética, que no invierte en la industria armamentística, explotación de petróleo y recursos fósiles, etc.
  • Electricidad comprada procedente solo de fuentes renovables.
  • Trabajadores de la zona, que acceden a pie, no en coche.

Podríamos extendernos en otros puntos que cumplimos o estamos trabajando en ello, pero ya es suficiente para que te hagas cargo de las prioridades que se marcan las empresas que trabajan para el Bien Común.

Si quieres saber más o proponerlo a tu organización, visita estas webs:

Associació Catalana per al Foment de l’Economia del Bé Comú

Asociación Federal Española para el Fomento de la Economía del Bien Común

Apoya a las empresas que apuestan por la EBC. Apuesta tú también. Y entre todos, discreta pero firmemente, cambiaremos muchas cosas. ¡Contamos contigo!

Share
Esta entrada fue publicada en General, Noticias Ecoalimentaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>