La alimentación ecológica no causa resistencia a los antibióticos

Recientemente la OMS ha publicado el más completo informe sobre farmacorresistencia en el que alerta que los antibióticos están dejando de ser efectivos para tratar enfermedades infecciosas como la pneumonia, el virus de quirófano, la diarrea, la gonorrea y otras.

Antimicrobial resistance

La causa: cepas resistentes de las bacterias causantes, y nuestro organismo debilitado frente a las mismas, por ingesta indiscriminada de antibióticos, directa e indirectamente.

La Organización Mundial de la Salud ha recopilado datos de 114 países y 7 bacterias causantes de infecciones comunes. Según la OMS, los datos son muy preocupantes y demuestran la existencia de resistencia a los antibióticos, especialmente a los utilizados como ‘último recurso’, en todas las regiones del mundo.

Se ha llegado a esta situación por la elevada ingesta de antibióticos, bien intencionadamente como tratamiento a un proceso infeccioso, bien colateralmente al consumir alimentos producidos industrialmente. Véamoslo:

Ingesta directa: Tratamiento con antibióticos de enfermedades que no lo requieren, como resfriados, aprovechar frascos de antibióticos abiertos hace meses, dejar el tratamiento a mitad. Se debería usar el antibiótico como último y no como primer recurso.

Ingesta indirecta:

a) Carne de ganadería intensiva, donde el ganado es tratado preventivamente, puesto que en tales condiciones de estabulación enferman con facilidad. A veces dicha carne, al cocinarla, sabe a medicina; se nota que el pollo o la ternera estaban tratados, sea con antibióticos, con hormonas o con otros fármacos.

b) Huevos y leche procedentes de explotaciones de ganadería intensiva. Obviamente, los fármacos administrados a los animales pasan a los productos que de ellos se obtienen, y así a nuestra dieta.

c) Miel de apicultura no ecológica. A las abejas se les suministran antibióticos, de la misma manera que se les dan soluciones azucaradas en invierno para que no paren de producir miel. Además, si las plantaciones están tratadas con pesticidas, la miel tiene un contenido apreciable de dichos agrotóxicos.

Evitamos la ingesta indirecta de antibióticos si nuestra dieta se basa en alimentos ecológicos: carne ecológica de ganadería extensiva, huevos y leche ecológicos, miel ecológica.

El tratamiento preventivo con antibióticos está prohibido en ganadería ecológica. Los animales, al vivir en condiciones mucho menos estresantes y al respetárseles los ciclos biológicos de vigía y sueño, enferman mucho menos. Y en caso de enfermar se opta por tratamientos naturales como la homeopatía.

Os animamos a consumir menos productos de origen animal, y que estos sean de procedencia ecológica. Por ética hacia los animales y por nuestra salud.

Share
Esta entrada fue publicada en Alimentación ecológica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>